Fronteras Unidas Pro Salud, a.c.


¿Qué hacemos?: 

 

Somos un organismo de la sociedad civil que promueve la salud integral, el desarrollo social y el bienestar de las personas por medio del ejercicio libre e informado de sus derechos, particularmente sexuales y reproductivos, para promover la equidad en los grupos vulnerables de Baja California.

Objetivos de la organización:

Ser un organismo líder y de vanguardia en Baja California en la promoción de la salud integral y el bienestar social desde la persona.

Nuestra propuesta:

Órale: Programa de empleabilidad juvenil en Tijuana orientando jóvenes al mundo laboral.


¿En qué contexto trabajamos?: 

 

Entre 2008 y 2010 Tijuana experimentó una ola de violencia relacionada con el crimen organizado, la cual sumada a la crisis económica mundial, desencadenó un panorama desalentador para toda la población en los años posteriores. Los jóvenes han sido la población más vulnerable y expuesta a esta problemática.   El número de jóvenes desempleados ascendía a más de 90 mil (INEGI, 2013).

Sumado a todo ello, los niveles de embarazos adolescentes en Tijuana estaban incrementándose significativamente: 20% de las jóvenes de 15 a 20 años había tenido por lo menos un hijo. Toda esta  situación  conllevó  a  la  necesidad  de  plantear y crear  acciones  para  mitigar  el  efecto  de  esta  problemática  en  los  jóvenes  de sectores vulnerables de la ciudad.


Ante este panorama ¿cuáles son nuestras acciones?: 

 

El proyecto inició en el año 2014;  primero  se  trabajó  con  Jóvenes  que  No  estudian  Ni  trabajan  y  luego se extendió a jóvenes de preparatorias,  Centros  de  Rehabilitación  y  Albergues  temporales.  Ahora, es uno de los programas pilares en la organización. El programa beneficia a jóvenes entre 16 a 28 años con un Taller de Habilidades para la  Vida  y  el  Empleo  que  favorece  el  acceso  a  un  trabajo o  retoma  la  escuela.  La  etapa  de  formación  tiene  una  duración  de  ocho  semanas  (5  días  por semana, 4 horas al día) y se compone de 27 sesiones donde se busca que los  participantes  desarrollen las siguientes capacidades: Trabajar en equipo, reflexionar sobre sí mismos y poner en valor las propias capacidades, desarrollar conductas positivas en el ámbito laboral, desarrollar el pensamiento crítico, buscar, comprender y sistematizar información, organizar, planificar y evaluar el trabajo. Por  medio  de  estas  sesiones,  los  participantes  pueden  reconocer  fortalezas  y  debilidades, trabajo en equipo, gestión del tiempo, comunicación asertiva, facilidad para hablar en público, pensamiento  crítico,  desarrollo  de  un  proyecto  de  vida,  entre  otras.  Se  otorga  una  constancia  y     un certificado avalado por la Secretaría de Educación Pública. Mientras transcurre la etapa de formación, el consejero investiga las oportunidades que existen en el mercado laboral en Tijuana, identifica las habilidades e intereses del joven para ofrecerle la oportunidad adecuada para su perfil laboral, o bien busca oportunidades educativas que favorezcan la formación de acuerdo a su proyecto  de  vida.  Después  de  graduarse,  se  da  seguimiento  personalizado.  Se  organizan  “Clubes    del Empleo” donde se reúnen quienes aún no han sido colocados.


Resultados frente a la Pobreza y la Desigualdad: 

 

En 2014 con el apoyo de la Fundación Internacional de la Juventud (IYF), Pro Salud estableció un Programa de  Empleabilidad  Juvenil  en  Tijuana,  como  parte  del  Programa  Gente  Joven.  En  octubre  de 2014, Pro Salud desarrolló una cohorte piloto del Programa de Empleabilidad Juvenil bajo  la  supervisión de la  IYF,  en  la  que  participaron  46  jóvenes.  Durante  diez  generaciones  en  37  colonias de Tijuana se han beneficiado a 812 jóvenes participantes del Programa, 691 (85%) jóvenes que ingresan al taller lo finalizan con éxito y actualmente se lleva a cabo la 12º generación. 524 jóvenes han  sido  colocados  según  su  Plan  Formativo  Ocupacional  individualizado.  Se  ha  dado  acompañamiento personalizado con consejeros. Se ha generado un impacto a nivel personal, familiar, social y económico, convirtiéndose en un modelo alterno de prevención del delito. Además, se han realizado actividades de Derivación y Seguimiento: 72 Becas para capacitaciones técnicas y 18 para cursar la preparatoria. Del 100% de los jóvenes de los Centros de Rehabilitación (85) solo el 5 % recayó en las drogas.


Retos a los que nos enfrentamos: 

 

Las principales dificultades se refieren a los recursos financieros. Aunque se han logrado alianzas interinstitucionales, los recursos económicos con  los  que  se  cuenta  han  sido  limitados  y  se  ha  tenido que reducir el número de jóvenes que pudieran beneficiarse con el programa.

La dimensión del trabajo y el impacto que se realiza a través del programa ha conllevado a que la misma población demande a la organización la intervención en sus comunidades.


Teléfono: 
(55) 607 1693 x102
Correo electrónico: