Fondo para la Paz, i.a.p.


¿Qué hacemos?: 

 

Impulsar el desarrollo de las comunidades indígenas que viven en pobreza extrema, incrementando las capacidades de las personas para que generen sus propias condiciones de vida.

Objetivos de la organización:

Trabajamos en conjunto con las comunidades para crear soluciones duraderas y adecuadas a las principales barreras que limitan el desarrollo.

Nuestra propuesta:

Programa de Desarrollo Comunitario Sostenible (PDCS) para la consolidación de comunidades cohesionadas, autogestivas, con visión de desarrollo sostenible y capacidad para la incidencia en la Política Pública a nivel local y regional.


¿En qué contexto trabajamos?: 

 

FPP trabaja con comunidades rurales predominantemente indígenas en condiciones de pobreza y pobreza extrema. Nuestra  metodología  se  basa  en  la  planeación participativa y el desarrollo  desde  lo  local.  Se  generan  planes  de  desarrollo  que tienen un diagnóstico y una priorización de temas, definida por la población participante, que se involucra en todas las etapas de los proyectos.


Ante este panorama ¿cuáles son nuestras acciones?: 

 

Acorde a los retos que enfrentan cada comunidad y región con la que tenemos compromiso de trabajo, las iniciativas que impulsamos en conjunto caen en ámbitos relacionados con los derechos humanos básicos, seguridad alimentaria, conservación del patrimonio cultural, aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, saneamiento a nivel vivienda y comunidad, impulso a la contraloría social y el incremento en la demanda de la población en la rendición de cuentas sobre los proyectos e iniciativas que se llevan a cabo en sus comunidades.


Resultados frente a la Pobreza y la Desigualdad: 

 

La labor que realizamos en conjunto con las comunidades incide en las diferentes métricas de pobreza y desigualdad existentes. En términos más comunes podemos hablar de cambios en el nivel de ingreso de las familias y disminución de carencias sociales, algunas de ellas no atendidas de la forma tradicional como el sector público las mide, pero responden a la solución de la problemática. Lo más importante es el esfuerzo en la disminución de la pobreza vista desde una perspectiva de falta de libertades y oportunidades. En los últimos diez años tenemos más de 250 proyectos formulados e implementados de forma participativa, más de 500 cursos de capacitación implementados, más de 150 espacios comunitarios construidos, rehabilitados y/o equipados, disminución de 38,000 toneladas

de gases de efecto invernadero por erradicación de humo en la vivienda, más de 2,000 familias con servicio sanitario adecuado y disminución de la contaminación de mantos freáticos, y más de 3,000 familias que han incrementado su seguridad alimentaria a través de la producción en traspatio.


Retos a los que nos enfrentamos: 

 

El ritmo de avance en el PDCS y los proyectos que de él derivan están pautados por     las capacidades locales, operativas o financieras. Adicionalmente, la incidencia que políticas asistencialistas han tenido en las  regiones  donde  trabajamos  representa  una de las mayores dificultades para lograr el impulso al desarrollo desde lo local con énfasis en las personas como protagonistas del proceso comunitario.

La organización comunitaria y el fortalecimiento de las capacidades de líderes y lideresas, impulsan la consolidación de un esquema participativo para la resolución de problemas comunes. Esto devendrá en la conformación de una organización comunitaria sólida que, a través de su participación en redes regionales, logre incidir en el ámbito público local y regional.


Teléfono: 
(55) 5570 2791
Correo electrónico: